miércoles, 15 de junio de 2011

BIOGRAFIA THOMAS PARR

Thomas Parr era un campesino inglés, hijo a su vez de campesinos, nacido en Inglaterra en 1483. Por años vivió en la bucólica paz del campo... No vivió tensiones ni alteraciones, pero si siempre tuvo cerca la compañía del whisky, costumbre arraigada en las mesas inglesas.

Pero ¿qué lleva a Thomas Parr a lograr la inmortalidad y tener un lugar en
la historia..?

Thomas Parr se estrena realmente después de sus vividos 80 años. Con ocho décadas a cuestas decide contraer nupcias por primera vez y procrear dos hijos. Vive y vive tanto que a los 105 años "sus inagotables arrestos le hicieron pecar de amor, teniendo otro hijo fuera de matrimonio. Su primera esposa murió en 1605, pero ésto no fue impedimento para que Parr volviese a comprometerse en casamiento a los 122 años"...

Las historias populares dan fe del transcurrir de treinta años en relativa calma..., el whisky siempre presente, hasta que en la primavera de 1635, estando de visita en sus fincas, Thomas Howard, segundo conde de Arundel y Mariscal de Inglaterra, oyó hablar del viejo Parr. Era un caso único de vigor y longevidad, por lo cual decidió llevarlo a Londres y presentarlo ante la corte del rey. En Londres excitó la atención masiva del público. Fue presentado al rey Carlos I, y lo retrataron Rubens y Van Dyck. Se acuñaron monedas con su efigie y los bares adoptaron su nombre. Parr vivía de banquete en banquete, lejos de su austera vida campesina ajena a todo exceso que no fuera bebible.

Pasó de la sobria mesa del campo, a los goces y el pecado de la corte inglesa. Parece que a más de 150 primaveras estos excesos no convienen. Dicen que tanto bonche fue demasiado para él. Murió en Londres, en la propia casa del conde Arundel, el 14 de noviembre de 1635.

Tenía 152 años de edad.

Textos médicos de la época refieren que William Harvey, médico autor del primer tratado sobre la circulación de la sangre, realizó la autopsia, y en ella precisó que los órganos del viejo Parr se encontraban en óptimas condiciones, en gran parte gracias a los efectos tonificantes de una ingesta moderada y sostenida de malta escocesa a lo largo de toda una vida

He aquí el comentario del médico:

"….el conde me pidió que procediera a una de las autopsias más curiosas de mi existencia, la de un tal Thomas Parr, súbdito británico excepcional: casado a los ochenta años, fue condenado por adulterio a los ciento cinco años, se volvió a casar a los ciento doce y al morir contaba, según se decía, ciento cincuenta y dos años de edad. El conde lo había hecho venir a Londres, desde su casa en la campiña, a fin de mostrárselo al rey. Pero el viaje y la vida londinense le resultaron fatales y Thomas Parr murió en la casa de Arundel. La autopsia mostró, realmente, unos órganos de tan buen aspecto como los de un sujeto que hubiera vivido cincuenta años. Sospecho que ciertos hombres tienen la coquetería de añadir años a su edad efectiva, como ciertas mujeres tienen la coquetería de disminuirlos."…..

Un famoso whisky lo inmortaliza más. Es el conocido Old Parr.

Thomas Parr. está enterrado en el Rincón de los Poetas de la Abadía de Westminster, al lado nada menos que de Shakeaspeare, Byron y Milton

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada